Antecedentes de la Red de Apoyo Psicológico-UCV

Ante uno de los mayores desastres que ha confrontado nuestro país en toda su historia –las lluvias de diciembre de 1999, con las inundaciones y aludes torrenciales que ocurrieron en gran parte del territorio nacional–, a partir de la acción mancomunada de estudiantes y profesores del Área de Psicología (Escuela, Instituto y Postgrados) de la Universidad Central de Venezuela y otras universidades nacionales, los psicólogos venezolanos se dieron a la tarea de brindar atención a la población sensiblemente afectada por la tragedia.

De allí surgió la Red de Apoyo Psicológico, la cual, sin un plan de contingencia previamente establecido, ni una instancia organizativa funcionando con antelación, coordinó en pocos días el trabajo de 260 profesionales de la salud (psicólogos y psiquiatras) y cerca de 400 estudiantes de Psicología, logrando una red social inteligente para la acción oportuna, eficiente y adecuada a las circunstancias.

En esa ocasión, la Red prestó apoyo psicosocial a más de 38 refugios o centros de damnificados, creó y operó la Línea 800-PSICO, preparó material de apoyo para manejo de los refugios y para el apoyo psicológico en situaciones de crisis, además de asesorar y cooperar con diversas organizaciones públicas y privadas.

Luego de este gran esfuerzo, la Red desarrolló programas de atención, investigación, formación, asesoría y difusión a raíz de otros desastres causados por eventos naturales en Venezuela en los años 2005, 2008 y 2010 (Distrito Capital y estados Miranda, Mérida y Vargas), y realizó intercambio de experiencias con otros países en torno a la intervención en situaciones de emergencia (El Salvador y México, entre otros).

Adicionalmente, dado el grave impacto psicosocial que ha generado la conflictividad socio-política y el agudo proceso de polarización social que ha enfrentado el país en los últimos años, la Red de Apoyo Psicológico UCV ha brindado también acompañamiento psicosocial en espacios sensibles como la escuela y la familia, extendiéndolo a comunidades e instituciones públicas y privadas.