Universidad Central de Venezuela

Palabras pronunciadas por la Rectora de la UCV, Profesora Cecilia García-Arocha en ocasión del acto de conferimiento de títulos a los egresados de las Facultades de Ciencias, Ingeniería, Ciencias Jurídicas y Políticas y Medicina.

 

Conferimiento de títulos a los egresados de las Facultades de Ciencias, Ingeniería, Escuela de Estudios Políticos de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas y de las Escuelas de Bioanálisis, Nutrición y dietética de la Facultad de Medicina.

 

 

 

A la fiesta patria que celebran el país y  la universidad, se une la fiesta académica, que como en este día se repite cada vez que la institución, legitima con el conferimiento de títulos, no solo el esfuerzo de sus estudiantes, sino también la razón de existir de esta UCV.

 

Apenas tres días han transcurrido desde el arribo a doscientos años de la independencia, gesta que al decir de historiadores,  marca el inicio de la historia contemporánea de Venezuela y constituye basamento para la conformación de la identidad nacional. En efecto el 5 de julio de 1911, con la declaración oficial de la independencia de Venezuela se cierra el proceso que anuncia al mundo la creación del estado venezolano libre e  independiente.       

 

El grupo de profesionales que hoy egresa también celebra hoy, además de su triunfo académico, la tranquilidad y satisfacción que significa el sentirse  libres de la dependencia que crea el no poseer una formación integral que permita al hombre, hacer su paso más firme, asumir con certeza su propio destino.

 

Obedecieron ustedes al llamado interno, que expresado en vocación, les inclino a transitar por diferentes caminos del saber: estudios políticos, ciencias,  ingeniería, bioanálisis, nutrición y dietética, ciencia y humanismo que hoy en estos nuevos egresados, representan una respuesta al compromiso que de forma individual adquirieron ustedes consigo mismos, con su conciencia, con vuestras familias, compromiso que también  por esencia, corresponde a la universidad.  

 

Así se evidencia nuevamente que  la educación es la mejor política social, es la clave para la inclusión social y la equidad, es decisiva para la igualdad de oportunidades y también para abordar los retos sociales, económicos y políticos. A ustedes egresados de este día, corresponde un desempeño acorde con la formación profesional adquirida, pero también con los valores éticos tan necesarios para la convivencia, para la existencia de las instituciones, para el avance del país.

 

Porque al coincidir con el profesor Roberto Escalante, secretario general de la Unión de Universidades de América Latina (UDUAL), asumimos como propio su reciente planteamiento: “nuestras universidades  no sólo educan y transfieren conocimientos; también son generadoras de valores y compromisos con la sociedad, algo que es estratégico y vital en la etapa en la que vivimos”.  

 

Difíciles momentos son los actuales para la universidad y para el país. Impera la incertidumbre, pero también un clima de agresividad que ha encontrado en la universidad venezolana y específicamente en la nuestra, un blanco para los ataques que en diferentes formas de expresión,  han interferido con el pleno desarrollo de su diario quehacer. Sin embargo y no cesaremos de reiterar, que esta UCV no se doblega, no entrega su dignidad y en ello va el honor de los ucevistas de siempre. 

 

Graduandos de este día, el éxito no surge de manera espontánea, él es producto del esfuerzo sostenido, de la disciplina, de la convicción en nuestros principios, tampoco se logra en la mayoría de los casos de manera individual, para su consecución concurren momentos, circunstancias y personas, entre estas últimas adquieren papel fundamental esas que muy cercanas a nuestros afectos comparten alegrías y pesares, aciertos y fracasos: padres, cónyuges, hijos, presentes o en espíritu, son hoy al igual que ustedes, protagonistas de este éxito, con ustedes. Y con ellos nos congratulamos al tiempo que formulamos votos por un futuro de provecho.

 

Que la fecha patria que en esta oportunidad coincide con vuestro egreso, sea imperativo de reflexión, de pensar en colectivo, en país y en universidad. Sigamos el ejemplo de lucha y de fervor patriótico y universitario y continuemos nuestro transitar por este mundo, en el que las azules boinas nos transmiten ese mensaje de marcha triunfal en que debe convertirse nuestro acontecer de ucevistas y ciudadanos. Recordando siempre que esta seguirá siendo vuestra Universidad Central de Venezuela, cultura de paz, libre democrática, plural y autónoma.

       

Felicidades y gracias.

 

 

Caracas, 8 de julio de 2011

 

 

CIUDAD UNIVERSITARIA DE CARACAS
"PATRIMONIO MUNDIAL" (UNESCO, 2000)

"La mejor garantía de conservación de los monumentos y de las obras de arte viene del afecto y respeto del pueblo, y ese respeto asienta sus bases en la educación y en el fomento de su conocimiento". (Carta de Atenas, 1931)