Universidad Central de Venezuela

Palabras pronunciadas por la Rectora de la UCV, Profesora Cecilia Garcia-Arocha en el acto homenaje al personal administrativo, técnico, de servicio y obrero.

 

 

El vínculo que trasciende la estricta relación laboral y que se establece entre los empleados, personal técnico, de servicio  y obrero y esta UCV, tiene expresión en la lealtad y la constancia, que hoy son reconocidas en este significativo acto, al que asistimos complacidas pues más allá de las dificultades, de las controversias, que son comunes   a la vida en colectivo y al ejercicio democrático propio de la institución universitaria, está el compromiso que obliga a unir esfuerzos, logros, ideas, inquietudes, capacidades en función de una universidad que  cada día debe responder a los retos de la historia.     

 

El tiempo de hoy no se ha presentado muy favorable para la vida universitaria, independientemente de las convicciones particulares,  los problemas que nos afectan  no distinguen entre los diferentes sectores que hacemos vida en la institución y, en ese sentido, dentro de un marco de respeto debemos, como en efecto lo venimos haciendo, buscar las soluciones, reclamar lo justo , preservar la unidad y mantenernos responsable y eficientemente  al frente de nuestros sitios de trabajo, dando lo mejor de cada uno de nosotros pues es con el aporte de todos que se construye, que se logran los propósitos.

 

Se regocija la universidad al homenajear a sus servidores, porque en el homenaje, además del significado de justicia que lleva inmerso, se evidencia que en la UCV abunda la gente que de manera honesta y responsable vive y se esfuerza por ser útil a ella y al país.  

 

Al congratularnos con ustedes les convocamos a continuar conjugando voluntades para una universidad cada día mejor.

 

Felicitaciones y gracias.

 

 

Caracas 31 de mayo de 2011

 

 

CIUDAD UNIVERSITARIA DE CARACAS
"PATRIMONIO MUNDIAL" (UNESCO, 2000)

"La mejor garantía de conservación de los monumentos y de las obras de arte viene del afecto y respeto del pueblo, y ese respeto asienta sus bases en la educación y en el fomento de su conocimiento". (Carta de Atenas, 1931)