Universidad Central de Venezuela

Palabras pronunciadas por la Rectora de la UCV, Profesora Cecilia García-Arocha, durante el acto de entrega del premio mérito estudiantil 2011.

 

 

Luego de una forzosa pausa en la actividad universitaria, consecuencia del clima de violencia que no como hecho aislado se apoderó de nuestros espacios la pasada semana, reanudamos la tarea en la fecha que coincide con el homenaje que por tradición se rinde al estudiante universitario, importante figura para la vida democrática del país, protagonista de la vida universitaria, merecedor, por razones de historia, de la admiración y respeto, pues ellos, los verdaderos, son herederos de la tradición de valentía y coraje puestos de manifiesto, en difíciles momentos de la patria.

 

Vale la pena recordar las acciones que convierten al estudiante en esa importante figura: reclutados como soldados los estudiantes de la universidad, y del seminario de caracas, para junto a José  Félix Ribas, cerrar el paso a las huestes de Boves y Morales, que se  dirigían hacia el centro del país, libraron valiente y aguerrida defensa puesta de manifiesto en la batalla de la victoria.  Tiempo después, en otro contexto, el movimiento universitario en firme oposición a la dictadura de Gómez, fue la génesis de espíritu y acción de gran repercusión en la vida política del país, surge así la generación del 28.

 

Es hacia 1957, cuando la dictadura de Marcos Pérez Jiménez se encamina a su fin: se crea la junta patriótica para promover la lucha contra la dictadura, y ante la decisión del congreso de fijar el 15 de diciembre para la elección presidencial, esta junta, mediante carta pública o manifiesto, solicita al congreso una ley electoral democrática;  sin embargo, Pérez Jiménez anuncia un plebiscito, ante lo cual se comienza a agitar el  movimiento estudiantil, y los jóvenes comienzan a manifestar su desacuerdo por considerar que nos encaminábamos hacia un fraude. Pese a esto, la convocatoria a plebiscito se hace oficial y el descontento se hace mayor, al estallar el 21 de noviembre la huelga en la UCV y en la Universidad Católica Andrés Bello, se producen manifestaciones de protesta y al día siguiente, funcionarios de la policía y la seguridad nacional asaltan la ciudad universitaria, deteniendo a mas de 200 estudiantes, que son, además, sometidos a tortura.

 

Nuevos acontecimientos culminan con el derrocamiento del dictador, en 1958. Es en 1959 cuando el doctor Edgar Sanabria, presidente de la junta de gobierno democrático, en su condición de profesor universitario, instauró el 21 de noviembre, como día del estudiante,  en homenaje al valor y decisión que fueron impulso hacia la obtención de la libertad.  

La historia reciente, la del presente, nos encuentra frente a un movimiento estudiantil que se renueva en la fe por la reconquista de los principios de democracia y libertad y, cuyo desempeño también en época de dificultades, ha producido beneficioso impacto en el acontecer nacional.              

 

Dentro de la programación diseñada para esta semana conmemorativa, destaca el evento de este día, cuando se reconoce, a los y las jóvenes  que se esfuerzan y crecen en el majestuoso ambiente de esta casa que vence la sombra. Hoy se premia talento, disciplina, esfuerzo. Y ese premio satisface a quienes le otorgan, pues en ello se evidencia que el trabajo tesonero de nuestro personal docente, el esfuerzo que hacemos en proporcionar una infraestructura adecuada, en procurar el bienestar para los estudiantes, es recompensado con la respuesta que en estudio y disciplina nos dan nuestros estudiantes. Ustedes constituyen la razón de ser de nuestra institución, que sea el premio que hoy reciben, estímulo para ser mejores, desencadenante de un reto para todo el estudiantado, lección de optimismo que les conduzca hacia la ruta de éxito;  él debe ser asumido sin soberbia, sin minimizar al compañero,  sin erigirse en superiores;  a partir de hoy, son ustedes ejemplo a seguir, y en ese papel de modelo de excelencia académica, deben propiciar la armonía y la unión en el ámbito universitario y en la vida ciudadana, teniendo siempre presente que sólo en la unidad existe la posibilidad del éxito y que éste va paralelo, además, con el reconocimiento de nuestras limitaciones y en la suficiente humildad, para recurrir a los que nos superan en saber y experiencia.

 

La cultura de la violencia que ha pretendido desterrar la de la paz, propia de esta Universidad Central de Venezuela, debe ser enfrentada con la firme convicción en que solo en un ambiente de respeto, de pluralismo, de tolerancia, de libertad, se puede construir el futuro que para la institución y para la patria aspiramos quienes día a día de manera digna y responsable, nos esforzamos en ejercer la ciudadanía, en descubrir nuevos horizontes, en sembrar el saber, en abrir caminos y dejar huellas.    

 

El ejercicio responsable de nuestros compromisos con universidad y país, nos exige a estudiantes, profesores, empleados, obreros, el apego a los reglamentos, a las normas, a los principios que legal y moralmente nos rigen. Así como el respeto a nosotros mismos y a los demás.  Si el correcto proceder es recompensado, también los actos desmedidos, los que atenten contra el ordenamiento establecido, merecen sanción y es deber de la dirigencia conferir premio y sanción según corresponda. Nuestro consejo universitario así lo hizo. Luego de ingratos momentos y severas decisiones, disfrutamos de  este día, del significado que el encierra y del orgullo que de el se deriva. Nuestra felicitación a los y las galardonadas y la palabra de estímulo a la comunidad estudiantil toda, acompañada de nuestra invitación a continuar siendo verdaderos universitarios, ucevistas en sentimiento y acción, convencidos de que, citando a Montejano:

 

“solo será un auténtico universitario quien viva el secular espíritu de la universidad. Y la prueba de su autenticidad la puede comprobar en nuestros días si las falsificaciones le duelen, si protesta contra las nuevas formas de hipocresía y si sigue viviendo con entereza, aunque sea como universitario individual y ambulante, o atrincherado en los bastiones universitarios que todavía existen, los valores de la universidad de siempre e impregnando con ellos los ámbitos de su influencia”.       

 

Sigamos el ejemplo de lucha y de fervor patriótico y universitario y continuemos nuestro transitar por este mundo, en el que las azules boínas nos transmiten ese mensaje de marcha triunfal en que debe convertirse nuestro acontecer de ucevistas y ciudadanos.

 

Defendamos los valores institucionales con el intelecto, con la decencia y con la dignidad del verdadero ciudadano y ucevista ejemplar, solo así continuará esta UCV siendo cultura de paz, libre democrática, plural y siempre autónoma.

 

 

Caracas, 23 de noviembre de 2011

 

 

CIUDAD UNIVERSITARIA DE CARACAS
"PATRIMONIO MUNDIAL" (UNESCO, 2000)

"La mejor garantía de conservación de los monumentos y de las obras de arte viene del afecto y respeto del pueblo, y ese respeto asienta sus bases en la educación y en el fomento de su conocimiento". (Carta de Atenas, 1931)